Portada artículo
BY katia arango

BY katia arango

¿Por qué algunas personas que no estaban demasiado cualificadas para un proyecto han obtenido éxito?

De todas las cosas que llevas puestas tu actitud es la más importante.

Hola, la respuesta es sencilla, tú actitud puede ser una de las razones por las cuales has sido éxito o no en tus planes. Seguramente alguna vez en tu vida has tenido la curiosidad de saber el por qué algunas personas que no tenían todos los requisitos para desarrollar un proyecto; aún así, han conseguido obtener éxito. Quizá te formulaste está pregunta en un momento de tu vida en el cual aspirabas obtener un empleo, concretar un negocio, escalar de puesto, etc. 

Cada vez que alimentas tus desdichas y atribuyes culpabilidad a los factores externos de tu vida, buena parte de tu bienestar, felicidad y éxito se fugan entre los caminos de la negatividad. Una vez la negatividad toca tu puerta y no trabajas en sacarla de tu vida, te acostumbras a tener un solo criterio sobre los retos que se te presentan en el camino, pero si pusieras en tela de juicio estas perspectivas descubrirías que enfocar tu vida con negatividad sustenta muchos de tus fracasos o proyectos sin culminar. 

Fíjate que si tú, por ejemplo estás con una actitud positiva tu atención esta enfocada en las posibilidades, tienes presentes tus recursos y lo que tienes a la mano, ves con claridad las oportunidades de acción que se presentan en tu día a día y como consecuencia de todo esto te encuentras en un estado de ánimo optimista para no darte por vencido y siempre mantener la concentración en alcanzar tus metas.

Desarrolla y mantén una actitud positiva 

La actitud positiva es uno de los ingredientes básicos para que tus acciones se lleven a cabo con el éxito e impulso fundamental para que obtengas buenos resultados. La acción viene condicionada por tu actitud, pero tus acciones son insustituibles para que haya un resultado o cambio.

Fíjate que cuando enfocas tus acciones con la condición previa de la actitud positiva, tu energía para experimentar nuevos caminos aumenta, tu motivación está presente y te impulsa a persistir a pesar de que no obtengas los resultados planeados. Además, orientas a tus acciones de manera productiva, lo que hace que sucedan cosas maravillosas. 

Así que te invito a que inyectes tu actitud positiva en todos tus objetivos, para ello:

  • Define un proyecto que quieras culminar, concretar o un resultado a obtener.
  • Identifica todas la alternativas, caminos y opciones que tienes gracias a tus recursos.
  • Elige los recursos que estén en tu mano.
  • Hazlo! Prueba. 

Si no funciona recuerda que tus resultados son una fuente de aprendizaje, aprovecha este resultado para tomar nota de todo lo que funcionó, para que lo reutilices en otra oportunidad. Todo aquello que no funcionó, tenlo presente y evítalo en el futuro.

Y tú…¿qué actitud tienes?

Mediante prácticas de ejercicios de Programación Neurolingüística podrás conocer y hacerte consciente de tu actitudes, además, podrás aprender a desarrollar y mantener tu actitud positiva. Lo anterior te ayudará a comprender con mucha más claridad los acontecimientos de tu existencia.

Así que me gustaría invitarte a que practiques el siguiente ejercicio de PNL, que te permite examinar tu actitud… pienso que puede resultar un recurso muy útil e importante en tu vida. 

Análisis/auto-investigación

Primera parte: puedes tomar nota de todo lo que logres investigar en esta primera parte.

Paso 1: Analiza tu Actitud 

  • Siéntate en un lugar cómodo, relájate y date un tiempo y espacio libre de quietud.
  • Ahora, visualiza tu imagen, en blanco y negro, y a continuación, colócate dentro de esta imagen, esta vez transforma esa imagen con colores.
  • Luego, concéntrate en tu personalidad, describe como te comportas y actúas de manera objetiva y sincera.
  • Hazte la siguiente pregunta …¿Cuál es mi actitud respecto a…? (mi salud, mis relaciones, mi trabajo, mi dinero y mi espiritualidad)
  • Toma nota de esas actitudes.

Paso 2: Analiza el Tiempo

  • Responde a las siguiente preguntas:

¿cómo es tu relación con el tiempo? ¿aprovechas el tiempo o vas en contra de él? ¿tienes tiempo suficiente para hacer todo lo que quieres? ¿Tienes tiempo de sobra? ¿cumples con tus plazos? 

Paso 3: Analiza tus errores

¿Has aprendido de tus errores? ¿cómo reacciones cuando cometes errores? ¿le prestas atención a tus errores? ¿te castigas? ¿te avergüenzas? 

Paso 4: Analiza el Éxito

¿Cuál es tu actitud ante el éxito? ¿Quieres triunfar en la vida? ¿Te genera miedos?¿Te sientes capaza de lograr lo que deseas?

Segunda parte: formula tus propias afirmaciones positivas

Toma el control positivo de tu vida a través de tus afirmaciones. Anótalas y repítelas todos las mañana y noches antes de ir a dormir. Afirmaciones de los aspectos que has elegido anteriormente (tu salud, tus relaciones, tu trabajo, tu dinero y tu espiritualidad). Como por ejemplo:

  • Elijo ser la Fuerza creadora de mi Vida…
  • Elijo estar Sano, física, mental, espiritual y emocionalmente…
  • Elijo ser Honesto conmigo mismo….
  • Elijo tener Prosperidad ,Abundancia, Libertad…
  • Elijo ser una persona de Excelencia

Formular afirmaciones de manera positiva es un ejercicio valioso, pues te ayuda a hacerte responsable del diseño de tu futuro y a mantener una actitud positiva en tu día a día.

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email