Mujer-con-globos-frente-al-mar
BY katia arango

BY katia arango

¿Tus emociones están decidiendo por ti?

El hecho de que tomes decisiones apropiadas con base en quién eres y en quien deseas convertirte es muy importante en cualquier contexto, ya sea familiar, laboral o personal.

¿Te has dado cuenta si tomas tus decisiones de manera racional o más emocional? Para distinguirlo, primero deberías saber que  cuando te guías por  tu lado racional, entonces talvez te detienes para pensarlo dos veces antes de tomar una decisión. Ves las posibles consecuencias y todo lo que puede involucrar tomarla. Por el contrario, si decides más por tu intuición, basado en lo que sientes, en tus valores o creencias, entonces tus emociones son las que probablemente estén ganando a la hora de elegir una opción u otra. Puede que en ocasiones sea más fuerte la emoción que la razón, todo depende de las circunstancias y cómo estas están relacionadas contigo.

Puede que en muchas ocasiones estés lleno de sentimientos no tan bonitos como la rabia, envidia, dolor, tristeza u otros  que deseas sacarlos de ahí de donde los tienes. Esta es la razón por la cual  reaccionas instintivamente ante cualquier circunstancia. Es así que las decisiones que tomas van ligadas a las emociones que estás sintiendo en el momento. En estas ocasiones es importantísimo “enfriar” la cabeza y hasta “el cuerpo” para  tomar mejores elecciones. Por esto, quiero que aprendas hoy algunos trucos para evitar que las emociones sean las que decidan por ti, especialmente cuando son  aquellas de las que probablemente te puedas arrepentir más adelante. Algo que te ayudará muchísimo  para tomar decisiones acertadas es reconocer primero lo que tu cuerpo te dice para poder abordar de manera adecuada  la situación y así hacer un excelente proceso de toma de decisiones.

Enfría tu mente

Cuando sientas una emoción negativa, por ejemplo cuando estás discutiendo con alguien, lo primero que puedes hacer es guardar silencio. Mientras lo haces puedes realizar varias cosas, algunas de las que practico, y que funcionan a la maravilla,  son contar hasta diez, dar una vuelta o hacer otra actividad en silencio. Esto permite que tengas más claridad con respecto a lo que quieres elegir en esos momentos cuando las sensaciones están elevadas. Además,  esto evita que digas algo que probablemente no sea lo más adecuado.

Diluye la emoción negativa

Actualmente, cuando, por ejemplo, algunas emociones se apoderan de mí de cierta manera y no quiero actuar de manera equivocada, hago una actividad diferente que te recomiendo, porque además  genera unos cambios increíbles. Lo que hago es  dar un paso a atrás de donde estoy, cambiando de posición; una vez en este lugar, empiezo a respirar profundamente. Si tienes la oportunidad de ir a un entorno natural, muchísimo mejor, el aire te permite aclarar tu mente. Te invito a que en ese momento hagas muchas inhalaciones y exhalaciones , hasta que empieces a sentir que eso que había ahí comienza a bajar, comienza a decantar  y sencillamente empiezas a sentirte en paz contigo misma. Esta es una técnica  poderosísima que te enseño en la Certificación en Pnl, allí aprenderás a manejar las posiciones perceptuales en las situaciones que necesites, para obtener resultados satisfactorios.

Cuando tienes esas sensación de paz en ti, puedes volver a eso que necesitabas trabajar o a ese evento que estabas afrontando unos minutos atrás. Cuando lo vuelvas a retomar, verás que  tu mirada y percepción de la situación será totalmente diferente.

 

Te recomiendo que cuando tengas que tomar una decisión y estés con mucha emocionalidad, te des un espacio que te permita conectarte contigo mismo(a) y después retomas el tema que estabas trabajando. Así verás que el resultado de tus decisiones son mucho mejores.

Toma decisiones adecuadas

Se que día a día te enfrentas a situaciones en las que debes elegir, por eso quiero compartir contigo cuatro estrategias para que retomes de una mejor manera cualquier evento y así decidas adecuadamente, pues  al final de cuentas, son tus elecciones las que van formando tu vida.  El hecho de que tomes decisiones apropiadas con base en quién eres y en quien deseas convertirte es muy importante en cualquier contexto, ya sea familiar, laboral o personal.

Ten claridad de lo que quieres resolver

Pregúntate ¿qué quiero  lograr con esta decisión?¿Cuál es el problema que necesito resolver?

Busca alternativas

Investigando  información relacionada al problema que deseas resolver o  preguntándole a personas expertas sobre la situación.

Identifica los riesgos o consecuencias de tu decisión

Preguntándote ¿Cuáles serán las consecuencias de mi decisión a corto o largo plazo? ¿Mi decisión me puede afectar o puede afectar a otros?. Este paso es esencial, pues  puedes identificar ciertos riesgos que pueden hacerte daño a ti o a los demás.

Decide

Una vez hayas realizado los pasos anteriores, estarás preparado(a). Toma tu decisión final preguntándote si tu elección te hace sentir bien. Si es así, adelante.

Tu futuro lo creas con base en tus decisiones. Si aprendes a elegir bien, ya tienes un futuro grandioso por delante!

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email